jueves, 8 de octubre de 2015

Regresión: la sugestión hecha película



Buenos días soñadores

¿Cómo va la semana? La mía especialmente ocupada, de ahí que haya tardado algo más en publicar entrada nueva, pero toda ocupación luego tiene su recompensa, que en este caso llega en forma de puente de tres días, puente que yo ya tengo lleno de planes. Aunque sobre eso ya os iré contando en días venideros...

Porque ahora de lo que toca hablar es de "la película de la semana" que nos llega de la mano del oscarizado Alejandro Amenábar. Doy por hecho que en este momento todo el mundo ha oído hablar de Regresión. Su campaña publicitaría y promocional ha sido impresionante con apariciones en televisión, portadas de revista y un estreno por todo lo alto. Eso es lo que se espera de un director que convierte todo lo que hace en éxito.

Regresión es una película diferente, con cierto parecido a otros filmes del mismo director como Tésis o Abre los Ojos, pero dándole una vuelta de tuerca hasta a la propia forma de pensar del espectador. O por lo menos eso es lo que consiguió conmigo.
Definida por la gente que ha ido a verla como "una película que no da miedo, sino que trata sobre el miedo" yo me aventuraría a decir que lo que realmente nos intenta explicar es el funcionamiento de la mente humana y lo que la sugestión es capaz de hacernos.

El guión de la película es impecable con una gran actuación de Ethan Hawke, un policía que se verá inmerso en un caso relacionado con rituales y sectas satánicas. Un policía que llegará hasta la locura misma con tal de resolver el caso que le ha sido asignado y en el cuál llega a meterse hasta tal punto, que pasa a ejercer un rol protector, el papel de padre, con la otra cara de la moneda de la película, Emma Watson. 
De ella decir que yo por más que la veo actuar lo único que puedo ver es a Hermione Granger. No consigo desvincularla de ese personaje y creo que en cierta parte el problema reside en su forma de actuar exactamente igual en casi todas las películas que hace (tampoco ayuda que se tire  llorando y con cara de haba toda la película), por ese mismo motivo es por el que yo (hablo como opinión personal) no llegué a empatizar con ella en ningún momento.

La banda sonora junto con la fotografía ayuda a meterte en ese universo oscuro. Tomas con lluvia y tormentas que se alternan con las ya citadas lágrimas de la Watson. Tomas donde los personajes pasan frío, el mismo frío que provoca el miedo. Y con una música que anticipa lo que va a suceder posteriormente.

Personalmente me hubiera gustado que se adentrara un poco más en el tema de los rituales satánicos que a mi entender pasan un poco por encima, aunque sí que es cierto que salen plasmados en la película, pero tengo la sensación que se centran más en la relaciones familiares de los personajes. Eso sí aunque se intente tratar un tema que a priori no tiene nada de gracioso, a lo largo de la película encontramos "gags" en conversaciones que hacen sonreír al espectador. De la mano del protagonista y de su inseparable compañero de batallas el psicólogo.

En definitiva, si lo que buscan es una película de miedo, viendo Regresión no lo van a conseguir. Si lo que buscan es salir del cine con la sensación de que han jugado con su forma de pensar y con su propia mente, es la película idónea. Porque Regresión puede gustar o no, se puede ser crítico con ella o no, pero de lo que no cabe duda es de que consigue que se hable de lo que ha pasado entre las cuatro paredes del cine tiempo después de su finalización. Y eso es lo que realmente hace buena a una película, que se hable de ella cuando las letras de créditos han llegado a su fin.

Mi nota para lo nuevo de Amenábar es un 7 y os invito a que os dejéis sugestionar por ella en estos días.

(PD: si queréis verla en cines Cinesa os informo que la entrada cuesta un eurito más. De nada)