lunes, 28 de septiembre de 2015

Esther y cuarto...

                                                         

                                               Gracias                                                                

Solamente puedo empezar este post con esa palabra. La misma que en determinadas ocasiones puede costar un mundo decirla, pero que en este caso no me canso de repetir.
Han pasado ya unos días desde mi cumpleaños pero aún sigo de resaca cumpleañera y todo es gracias a vosotros. Porque no solo me hicisteis pasar el mejor día de mi vida sino que también me habéis demostrado la cantidad de gente buena que tengo a mi alrededor.

Ya desde los primeros minutos del 23 de septiembre me empezaron a llover los mensajes de felicitación, pero es que no pararon en todo el día. Ya fuera al teléfono, a través de una llamada, por redes sociales... todos los que creo que algo me quieren me felicitaron. No eché de menos a nadie y doy gracias de felicitaciones que no llegaron (hubiera sido muy desagradable estropearme el día con ciertas personas).

Este post es de agradecimiento y como tal agradeceré a aquellas personas a las que tengo especialmente en el corazón.

Gracias a mis padres y mi hermano, por ser capaces de aguantarme ininterrunpidamente durante 25 años. Con mis altos y mis bajos, con mi época rebelde, con todas las etapas que he pasado hasta llegar a ser quién soy. Gracias mamá por tu lasaña y tus sonrisas, a mi padre por intentar escaparse del trabajo para pasar el día conmigo y a mi hermano por ese bolsón de chuches y su intención de preparme el desayuno.

Gracías a mi familia materna (abuela/ abuelo, tíos/ tías y mis pequeños ratones), por venir a verme y tirarme de las orejas. Por esa tarde divertida aún con percance y mareo. Gracias abuela por la flor morada (será eterna como el cariño que te tengo), al resto gracias por el vídeo y por el día del sabado, por montar y decorar la fuentecilla para celebrarlo. Gracias de verdad.

Gracias a mi familia paterna, por que aún estando liadas no dudaron en acercarse a mi casa y felicitarme. A mi tía Tere por las palabras tan bonitas y a mi Amachu y mi tía Elena por las que me dijeron en persona. Por brindar el domingo con vino argandeño en mi honor y hacerme reír con el dichoso jueguecito. Gracias anticipadas por el album y por el trabajo que conlleva hacerlo. Gracias.

Gracias a mi compañero de aventuras, a mi pareja, a ti Jesús, por prometerme un día diferente y conseguirlo al 100%. Si mi 25 cumpleaños no se me olvidará nunca creo que en un 90% es gracias a ti y a todo lo que me diste en ese día. Las palabras sinceras, la canción preciosa y el amor que me demuestras día a día. Aún con mi cabezonería, ahí estas para conseguir que sonría aunque sea solo unos minutos. El primer cumpleaños de lo que espero que sean muchos.
Por supuesto gracias a Ana y Jesús, tus padres, por darme tanto cariño en tan poco tiempo y querer formar parte de mi vida y de mi cumpleaños sin dudarlo.

Y por último gracias a mis amigas, por las felicitaciones tan curradas a Sole por esa canción en mitad de un pasillo, a Sandra por ir a salvarme al box de vital sin dudarlo, a Laura por ponerme el vídeo estrella de las felicitaciones, a Fanny por pasarse a verme como cada año, a Irene por no olvidarse de él, y a Susana por hacerme creer que soy la mejor informadora turística. A todas vosotras gracias.
Gracias también a los amigos chicos, a los compañeros de trabajo y a las compañeras de universidad.

En resumidas cuentas y como se está haciendo largo este post... 

GRACIAS POR QUERERME...